07/12/2018 1018 Vistas

CABA – BLENDING LEARNING

“Capacitación e Innovación Tecnológico-Científica. TIC´s para la mejora de la Capacitación y del Servicio de Justicia”

SUBTEMA: Tecnología en Capacitación – Aulas Virtuales

PONENCIA: Modalidades de utilización de las TIC en la capacitación

Autores: Dr. Eduardo Molina Quiroga

Secretario Ejecutivo Centro de Formación Judicial

Dr. Carlos María Parise

Director Centro de Formación Judicial

Dra. Lucrecia N. Córdoba

Responsable Departamento Formación Judicial y Administrativa

Dra. Andrea Krawchik

Oficina de Gestión de la Capacitación y Apoyo Administrativo

Dirección: Esmeralda 189, piso 9º

Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CP 1035ABB)

Teléfono: 011-4370-8500 int. 2260
Correo electrónico: emquiroga@jusbaires.gov.ar ;

cparise@jusbaires.gov.ar ;

lcordoba@jusbaires.gov.ar

akrawchik@jusbaires.gov.ar

cursos@jusbaires.gov.ar


SUMARIO:

Aún cuando su uso suele generar considerables ahorros, es importante tener en cuenta que no puede visualizarse a las TICs en la capacitación como un mero y exclusivo medio de reducción de costos, sino como la utilización de nuevas herramientas que mejoren en cantidad y calidad el proceso de enseñanza-aprendizaje.

A pesar de conservar plena vigencia, el denominado e-learning (para enseñanza no presencial, tal vez la forma por excelencia de incorporación de TIC’s), en sus distintas variantes, ha debido morigerar las expectativas que había creado. En ese contexto, y con la intención de superar algunos de los inconvenientes surgidos, en la actualidad se desarrollan diversas modalidades de enseñanza-aprendizaje conocidas como blended learning, o “aprendizaje combinado” (mixto, hídrido, etc.), que articulan, con diferentes proporciones, el rol tradicional o presencial con el rol a distancia o no-presencial. El capacitador ejerce, conjunta o alternativamente, sus habilidades de “formador” con las propias de un “tutor”, ya que pasa de una modalidad a otra, o emplea ambas simultáneamente, y trata de tomar lo mejor de cada una de ellas.

Las diversas modalidades de blended learning, abren la posibilidad de incrementar el alcance de la capacitación mediante el uso de TIC’s, al permitir adaptar su uso a los contextos institucionales, poblacionales y por supuesto, presupuestarios.

En síntesis, sin desconocer los obstáculos de orden presupuestario, cultural o institucional que suelen presentarse para desarrollar escenarios integrados de capacitación mediante el uso de las TICs, afirmamos que existen múltiples modalidades de combinación de métodos tradicionales con apoyo de las referidas TICs, que permiten adaptarse, sin dogmatismos, a los distintos contextos, y por lo tanto es posible y necesario utilizar los nuevos instrumentos para mejorar la calidad y la extensión de la capacitación


INTRODUCCIÓN[1]

La velocidad exponencial con que evolucionan las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TICs) y el similar incremento en su uso generalizado constituyen un desafío para los poderes judiciales en diversos sentidos. En esta oportunidad, nos referiremos a la utilización de las TICs (o NTIT[2]) en el ámbito de la capacitación, con la intención de actualizar conceptos y proponer algunos criterios[3].

Es importante tener en cuenta que no puede visualizarse a las TICs en la capacitación como un mero y exclusivo medio de reducción de costos, sino como la utilización de nuevas herramientas que mejoren en cantidad y calidad el proceso de enseñanza-aprendizaje, una de cuyas especies es la capacitación en general y la judicial en particular.

Una somera síntesis muestra diversas posiciones, que abarcan desde los “tecnófilos”, para quienes lo central es hacer uso de la tecnología, independientemente de los objetivos, hasta el extremo de los “tecnófobos”, que rechazan todo tipo de uso tecnológico. Entre esos extremos, y en un amplio abanico, ubicamos aquellas modalidades que incorporan la tecnología cuando lo consideran conveniente, de acuerdo a sus objetivos, priorizando los aspectos pedagógicos sobre los tecnológicos.

BLENDED LEARNING

El denominado e-learning, identificado con la enseñanza no presencial, o Educación a Distancia no ha perdido vigencia, pero con la intención de superar algunos problemas para su implementación, en la actualidad se desarrollan diversas modalidades de enseñanza-aprendizaje conocidas como blended learning, o “aprendizaje combinado” (mixto, hídrido, etc.), donde se combina el rol tradicional o presencial con el rol a distancia o no-presencial.

El capacitador, con diferentes proporciones, articula el rol tradicional o presencial con el rol a distancia o no-presencial y ejerce, conjunta o alternativamente, sus habilidades de “formador” con las propias de un “tutor”. Pasa de una modalidad a otra, o emplea ambas simultáneamente, y trata de tomar lo mejor de cada una de ellas. En estas variantes se utiliza Internet y herramientas multimedia tanto como instrumentos tradicionales, mezclándolas de acuerdo al contexto y posibilidades.

De acuerdo a las proporciones de uso de tiempo-distancia-presencia, el blended learning puede agruparse en: a) enseñanza 100% a distancia (e-learning total); b) enseñanza a distancia con momentos presenciales obligados (por ej.: evaluaciones); c) enseñanza a distancia con tutorías presenciales de asistencia voluntaria; d) enseñanza que contempla sesiones presenciales voluntarias y obligatorias. Ello no excluye otras experiencias, como por ejemplo, la desarrollada por el Centro Ricardo Nuñez, de módulos autoadministrados.

Las diversas modalidades de blended learning, abren la posibilidad de incrementar el alcance de la capacitación mediante el uso de TIC’s ya que pueden adaptarse a los contextos institucionales, poblacionales y por supuesto, presupuestarios[4].

El modelo tradicional de educación basado en las clases magistrales del docente, en la toma de apuntes por parte del alumnado y en la lectura – y memorización- de una serie de textos bibliográficos por parte de éstos antes de presentarse a un examen, está en crisis, según la opinión mayoritaria de los especialistas.

En este contexto, supuestas innovaciones pedagógicas que se promueven no representan una alteración o modificación sustantiva del modelo clásico de enseñanza y la incorporación de nuevos recursos tecnológicos no alcanza para modificar las metas de enseñanza, ni el papel y funciones docentes, o la actividad de aprendizaje del alumnado, ni de los métodos de evaluación.

Sin embargo, podemos rescatar como beneficios de la incorporación de las TICs a los procesos de enseñanza aprendizaje, incluida la capacitación, la posibilidad de extenderla a sectores que no pueden acceder a las aulas, al romper las barreras del tiempo y el espacio; la neutralización del docente como fuente principal o única del conocimiento, ya que Internet permite romper ese monopolio del saber, al permitir que cualquier estudiante o capacitando acceda al sitio web de otros centros educativos del resto del mundo y conocer una enorme variedad de propuestas docentes, bibliografía, temarios, etc.. Con Internet, el proceso de enseñanza-aprendizaje no puede consistir en la mera recepción y memorización de datos recibidos en la clase, sino la permanente búsqueda, análisis y reelaboración de informaciones obtenidas en las redes. Las facilidades que ofrecen las TICs para transmitir la información que antes solo podía “darse” en el aula, convierte el problema pedagógico no en la mera transmisión del “saber”, sino en enseñar al capacitando a hacer frente de modo racional a la ingente y sobrecogedora cantidad de información disponible en una determinada disciplina científica y a desarrollar destrezas y habilidades para “hacer mejor”. La formulación de problemas relevantes, la planificación de estrategias de búsqueda de datos, el análisis y valoración de las informaciones encontradas, la reconstrucción personal del conocimiento deben ser las actividades de aprendizaje habituales en el proceso de enseñanza, en detrimento, de la mera recepción del conocimiento a través de apuntes de clase.

De este modo, el capacitador debe dejar de ser un “transmisor” de información para convertirse en un tutor que guía y supervisa el proceso de aprendizaje del capacitando.

La utilización de las redes telemáticas en la capacitación requieren un aumento de la autonomía del capacitando, lo que exige un modelo de capacitación caracterizado, entre otros rasgos, por el incremento de su capacidad sobre su proceso de aprendizaje, así como por una mayor aptitud para seleccionar y organizar su curriculum formativo, vinculado al concepto de aprendizaje abierto y flexible.

La incorporación de las TIC suponen una ruptura en los modos y métodos tradicionales de enseñanza y sus efectos también tienen que ver con nuevas modalidades organizativas de la enseñanza. Lo relevante no es el número de horas que están juntos en la misma clase capacitandos y capacitadores, sino el cumplimiento por parte de los primeros de las tareas establecidas y tutorizadas (en muchos casos telemáticamente) por el docente. Esto nos introduce a las variantes del blended learning, admitiendo modalidades de semi-presencialidad. Las TICs permiten incrementar la comunicación entre el docente y educandos independientemente del tiempo y el espacio, ya sea de forma sincrónica (videoconferencia, chat) o asincrónica (correo electrónico, foros de discusión, plataformas de educación a distancia); facilitan que grupos de capacitandos y capacitadores constituyan comunidades virtuales de colaboración en determinados temas o campos de estudio.

Más allá de estas ventajas, el desafío no es cambiar la tecnología sino la pedagogía. Si marchamos en esa dirección, habremos avanzado. De lo contrario, sólo habremos informatizado el statu quo.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 13 de septiembre de 2018.

 

[1] Parte de esta presentación fue presentada anteriormente en otra ponencia elaborada por los coautores y por el Dr. Juan Pablo Mas Vélez.

[2] Nuevas Tecnologías de la Información y de las Telecomunicaciones

[3] No es exagerado decir que se advierte una suerte de frenesí por la incorporación de TICs en el sistema educativo, del que consideramos parte el ámbito de la capacitación judicial, y que existen también obstáculos para su adecuada implementación.

[4] Cuestión esta última, crucial en todas las organizaciones, pero en particular en los poderes judiciales, ya que la formación mixta sigue siendo más barata que la presencial.

Noticias Similares

Congreso

Entre Ríos – PROYECTO ORALIDAD EFECTIVA. CAPACITACIÓN: EL ROL DE LAS TICS

Entre Ríos – PROYECTO ORALIDAD EFECTIVA ENTRE RIOS. CAPACITACION: EL ROL DE LAS TICS. – Ana Clara Pauletti y Maria Andrea Morales El principal problema del proyecto es el tema

Noticias

MATERIAL / XXI Congreso Nacional de Capacitación Judicial

Desde el Instituto de Capacitación Judicial de las Provincias Argentinas y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (REFLEJAR), compartimos el material y las presentaciones que nos brindaron las escuelas judiciales asistentes del XXI Congreso

Congreso

XXII Congreso – Conferencia Magistral Dr. Calogero Pizzolo

“REFLEJAR y Cooperaciones Académicas: La Enseñanza del Derecho y las Nuevas Tecnologías” a cargo del Dr. Calogero Pizzolo (Profesor de Posgrado y Doctorado de la UBA) Presentación a cargo del